Publicado el
En los últimos años la RSE ha pasado de convertirse en una moda a ser objeto de críticas y por lo tanto han tratado de desplazarla por otros conceptos supuestamente más adecuados, los cuales no cito por cuanto ya lo he hecho en repetidas oportunidades. Tanto es la moda que la usan para todo, (Como el Windex en la película Mi gran boda griega) basta con entrar a Google y colocar Responsabilidad Social y los temas que vamos a encontrar son inimaginables, les recomiendo mi artículo ¿Se agotó la RSE? , donde podrán encontrar toda clase de citas

Adicional a esto, ya es común ver noticias o artículos en diarios especializados con las etiquetas de RSE, RS, RSI, etc. sin que el contenido tenga absolutamente nada que ver con la Responsabilidad Social.

Con estas inquietudes en la mente se me ocurrió planificar un #RSEchat para discutir el por qué y para que de la RSE, idea que tuvo una extraordinaria acogida entre los “twitteros” mas destacados en la red  y este 27 de octubre tuvimos un #RSEchat épico. En el mismo logré reunir a expertos en la materia de Responsabilidad Social tanto de España como de LATAM, por España Juan José Almagro, Alberto Andreu y Jordi Jaumà; por Venezuela Italo Pizzolante y Luis Carapaica, por Chile Alberto Guajardo, sumado a otros tantos expertos y amigos que se hicieron presentes.

Durante una hora debatimos el tema que denominé (Gracias a la sugerencia de Jordi Jaumà) #RSEparaqué, y bien puesto el nombre porque en los dos últimos años hemos visto como la Responsabilidad social sirve para todo como mencione arriba, (lo cual implica como menciono Almagro “que cuando una cosa sirve para todo, da la sensación de no servir para nada”).

Dentro de la discusión, considero que hubo cuatro temas centrales, relacionados con el presente y futuro de la RSE: la RSE y los avances tecnológicos, los Objetivos del Desarrollo Sostenible ODSs y  la RSE, la RSE y la empresa del futuro y la gestión de la RSE.

Por una parte, Alberto Andreu sostenía que la RSE se quedo atrás con respecto a los adelantos tecnológicos que están ocurriendo en nuestro mundo y presentó ejemplos de estos avances, entre los cuales puedo destacar: La agricultura vertical (o en naves industriales de 15 pisos). Watson, el programa IA de IBM, con un 95% de acierto en diagnostico de cáncer (el humano, 50%),  Elon Musk apuesta por fabricar el Tesla Model 3 sin humanos, Instituto creado por @Stanford para ver el impacto de la inteligencia artificial en la persona

Juan José Almagro señalaba los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODSs) como el norte de las organizaciones,  sosteniendo que “Deberíamos ser capaces de olvidarnos de la antigua y caduca RS y pensar en el futuro: los ODS son nuestro horizonte por lo tanto no pueden convertirse en la moderna acción social que todo lo purifica”.

Mientras que Italo Pizzolante, hacía referencia a la relación entre la RSE y la competitividad y su impacto en la empresa del futuro, y señalaba como ejemplo el caso de los “millennials”,  y los ODSs,  quienes quieren ver a las empresas ir más allá de la #RSE.  Estos, esperan modelos que atiendan demandas sociales, igualmente,  nos hablaba de que  “la RSE tiene más de económico que dé social y la competitividad mas de social que dé económico”.

Por su parte. Xavier Agullo sostenía  que la RSE es la gestión de la excelencia y no la excelencia en sí misma y que el gran error ha sido pensar que ésta iba a "cambiar el mundo" lo cual hizo que nos desviáramos de poder hacer algo bueno, lo cual fue ratificado por Luis Carapaica quien señalaba: “el abuso en la utilización del concepto ha llevado a la pérdida de su verdadera esencia”.

Y por supuesto, yo insistía en el verdadero valor de la Responsabilidad Social y no como acción social o filantropía  y su contribución a los ODSs y Alberto Guajardo en la importancia del ESG.

Así que más que un artículo personal, éste pretende presentarles a continuación un resumen de las posiciones más relevantes que pude obtener de este interesantísimo #RSEchat.

A continuación las conclusiones:

  • La RSE sirve para ser libres, por lo tanto hay que tener más conciencia, porque vivimos una re-significación social que requiere alinear la actuación empresarial y la institucional
  • Hablar de RS caduca es pensar en acción social, convertir los hechos en retorica, y transformar el bien común en interés personal
  • No se puede correr el riesgo de que solo la invocación de los ODSs sirva para lavar conciencias. Deberíamos comenzar a exigir el compromiso no solo con los ODSs, sino también con los 169 objetivos que los sustentan
  • Lo importante es que los ODSs no se usen como un cliché o como un adorno para lucir responsables, evitando convertirlos en otra moda. Lo que no necesariamente implica la pérdida de su vigencia
  • Los ODSs plantean el reto de descubrir o redescubrir lo que ya se hace, antes de construir,  lo que hace falta. Actualicemos pero no despistemos
  • Hay que tomar la RSE como técnicas de gestión, empresarial, organizacional o vida personal, para mejorar a diario asumirla como algo personal, una cuestión de vida y de principios
  • Llevamos 15 años hablando de lo mismo y el mundo ha cambiado. Tal vez por eso nos hemos saturado de una RSE de papel, fría y desconectada de las realidades que le son propias. La RSE o RS  debe ser cambiante, por lo cual requiere de una permanente actualización, evolucionando  desde una RSE voluntaria a una visión estratégica de sostenibilidad
  • LA RSE de verdad, es sobre todo dialogo y compromiso además de cumplimiento con la ley, transparencia y comportamiento ético
  • Considerando que hemos pasado de una economía real a otra digital, siendo el futuro la robótica, la inteligencia artificial y la digitalización,  es fundamental la ética  mitigando impactos negativos de la tecnología en la sociedad. La ética del cuidado es para darle un marco de actuación a todo lo que hacemos incluyendo el uso de nuevas tecnologías
  • La RSE se debería comenzar a integrar en la robótica y la inteligencia artificial, cuando el análisis se sitúa en "riesgo" la pregunta es; ¿preocuparse del futuro de la empresa u ocuparse de la empresa del futuro?
  • Es un reto de aproximación: la RSE tiene más de económico que dé social y la competitividad mas de social que dé económico.  y es más "económico" porque sus impactos positivos o negativos están reflejados en los resultados de la empresa. Competitividad sin responsabilidad y sostenibilidad no existe
  • La sociedad avanza mucho más rápido que las empresas. Y a éstas les cuesta adaptarse a las nuevas demandas. Por eso no podemos olvidarnos del entorno, de las verdaderas condiciones y realidades a las que nos debemos, mantener esa vigencia
  • La RS no cuesta dinero; lo que sale caro es la falta de RS y de ética; lo que de verdad cuesta dinero es la irresponsabilidad. Porque se dice lo que se hace, pero no lo que NO se hace  o se oculta lo que se hace mal. De ahí la irresponsabilidad
  • Solo basta con revisar los "reportes de sostenibilidad", mucha acción y poca reacción. Han aprendido, también las empresas, de los políticos, que mienten sin cesar y sin rubor alguno, y engañan.  Muchos convirtieron la #RSE en la cámara para tomarse el selfie corporativo, para seguir aparentando y vender una imagen diferente
  • La RSE debe estar más presente que nunca. Eso es lo que nos diferencia de las máquinas y nos hace más humanos, por lo tanto hagamos de la tecnología una herramienta aliada de la RSE para conseguir los ODSs, es de sentido común, además de reto
  • Esta en nosotros  reinventar o actualizar la función porque el mundo de hoy no es el de hace 15 años. El gran objetivo es entender un mundo nuevo. Ese es nuestro rol insistir y no desistir
  • Y por ultimo después de este enriquecedor debate todos coincidimos en que la RSE es un excelente camino bien concebida y actualizada a los retos de hoy para lograr los ODSs y que el verdadero sentido de la #RSE está en lograr ese sentido de tranquilidad, de convivencia social, de construir una mejor sociedad.

Recopilación realizada por Ing. Perla Puterman S.

Creadora y moderadora del #RSEchat

@FRSIberoamerica

Artículo "¿Se agotó la RSE?"

En este artículo se habla de:
OpiniónEmpresasBuen GobiernoPerla Puterman

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies