• Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus
Las consecuencias del cambio climático son tangibles tanto en el mundo natural como en el empresarial. Es imprescindible conocer los riesgos que se presentan para actuar al respecto, adaptarse y mitigarlos
De los roedores al riesgo: cómo el cambio climát

El Melomys Rubicola, un pequeño roedor que vivía en una isla australiana, puede pasar a la historia como el primer mamífero extinguido como consecuencia del cambio climático causado por razones antropogénicas (provocado por el hombre). 

El principal motivo de su extinción es el aumento del nivel del mar. La isla en la que habitaba ha sufrido múltiples inundaciones debido al mar, exterminando a los animales y destrozando su hábitat.

En el otro lado del mundo, pero esta vez en el ámbito empresarial, se ha reconocido recientemente que el cambio climático antropogénico conlleva grandes riesgos. Accionistas de las compañías de petróleo y gas Chevron y Exxon han demandado que éstas publiquen todo el rango de riesgos físicos y financieros a los que se enfrentan debidos precisamente al cambio climático.

Estas dos noticias, a priori sin una conexión aparente, son similares en cuanto a que ofrecen una visión sobre los impactos que el cambio climático puede conllevar y sobre qué nos depara el futuro.

Para el Melomys Rubicola el daño ya está hecho y no hay vuelta atrás. De hecho, es muy probable que casos como este, en los que el cambio climático provoque un daño irreparable a ecosistemas, no hagan más que aumentar.

Por su parte, Chevron y Exxon ya se han enfrentado a situaciones de activismo por parte de sus accionistas en el pasado. Pero esta vez es diferente, con los accionistas demandando tanto la publicación del nivel de riesgo al que se enfrentan así como cuáles podrían ser las implicaciones comerciales y financieras que el cambio climático pudiera tener en la industria de los combustibles fósiles.

La conclusión sobre estas dos noticias es clara: el cambio climático es real y sus efectos devastadores son tangibles y es por ello que las compañías necesitan entender mejor sus consecuencias.

El mundo está demandando información al respecto y las compañías que no se tomen en serio los riesgos derivados del cambio climático, deberán responder a preguntas sobre por qué no.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Si te ha gustado, ¡compártelo!

  • Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top