Un nuevo informe publicado por la ONG World Vision estima que más de 300 millones de personas podrían sufrir inseguridad alimentaria en 2030. Si las negociaciones para detener el cambio climático fracasan veinte millones de niños corren el riesgo de morir de hambre en 43 países.
¿Qué sucede si la COP26 fracasa?

Desigualdad y cambio climático son dos caras de la misma moneda. Entre los múltiples efectos que la emergencia climática trae consigo, la hambruna es uno de ellos. Cuando se trata del hambre extrema el cambio climático es un importante multiplicador de la amenaza, junto con la inestabilidad económica agravada por la pandemia de coronavirus y los conflictos bélicos. En los últimos cinco años, el número de personas que se enfrentan a crisis de hambre ha aumentado de forma constante por primera vez en décadas.   

El informe Climate Change, Hunger and Children's Futures (Cambio climático, hambre y el futuro de los niños) que estudia la relación entre el cambio climático y el riesgo de hambruna, muestra las consecuencias a largo plazo de la desnutrición en los niños y las comunidades, y presenta lo que los niños y niñas afectados dicen que necesitan de los líderes mundiales.El estudio advierte que millones de niños y niñas vulnerables no pueden permitirse que las conversaciones sobre el cambio climático en Glasgow fracasen, debido a que muchos de ellos se encuentran casi en condiciones similares a la hambruna. 

La situación es preocupante y el futuro de miles de personas depende de la voluntad de transformar una injusta realidad por parte de los líderes mundiales. Actualmente 41 millones de personas en 43 países están al borde de la hambruna y se enfrentan a la inanición. Millones de niños y niñas de las zonas más vulnerables corren el riesgo de padecer hambre extrema. Ante este escenario por demás complejo World Vision insta a los líderes a que escuchen a los niños y niñas afectados por el cambio climático y a que los involucren como parte central de la solución mientras trabajamos juntos para proteger los recursos del planeta.

Javier Ruiz, director de World Vision España, afirma que  "El compromiso del Gobierno de España de incrementar un 50% la financiación climática hasta los 1.350 millones de euros anuales a partir de 2025 es una buena señal. Sin embargo, es alarmante escuchar que los gobiernos del mundo siguen retrasados en el cumplimiento de los 100.000 millones de dólares anuales de financiación que debían alcanzarse en 2020 para luchar contra el cambio climático en los países más desfavorecidos. Esto demuestra que no se ha logrado impulsar un sentido de urgencia por parte de los gobiernos del mundo desarrollado, lo que supone un mayor peligro para los niños y niñas más vulnerables del mundo y sus comunidades”.

Y continúa: “World Vision comprueba día a día cómo el cambio climático supone una amenaza directa para el acceso a alimentos nutritivos, haciendo que la población de los países menos desarrollados se enfrente a un riesgo creciente de hambruna e inanición. Si las tendencias actuales continúan, el riesgo de hambruna en estos países seguirá aumentando exponencialmente, siendo los niños y las niñas los que más sufren: alrededor del 45% de las muertes de niños menores de cinco años están relacionadas con la desnutrición”.

Los líderes presentes en la COP26 tienen que poner el foco en la infancia porque se trata de un momento crítico para los niños y niñas más vulnerables del mundo. Al respecto Andrew Morley, CEO y presidente internacional de World Vision epxlica que"Los niños y niñas de todo el mundo nos dicen que experimentan el impacto devastador del cambio climático todos los días, y sus advertencias deben ser escuchadas alto y claro por los líderes en la COP26".

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top