Más del 40% de los préstamos concedidos por este tipo de finanzas fue para proyectos medioambientales, seguido por el sector social y el cultural, según los datos del Barómetro de las Finanzas Éticas y Solidarias 2018. En total, los créditos ascendieron a 1.474 millones de euros, un 16% más que en el año anterior.
Todos tendremos que implicarnos en un Diálogo social y político para abordar el reto estructural y demográfico que supone un Estado del Bienestar sostenible; al fin y al cabo, está a la vuelta de la esquina la incorporación al sistema de pensiones de la generación del baby boom en el 2023; y el hecho de que en el 2033 habrá un crecimiento del 37,6% del número actual de personas mayores de 64 años (hasta los 12,3 millones, según los datos de proyección del INE-2018 a 2033).
A lo largo de nuestra vida vamos acumulando pertenencias y objetos de todo tipo. Muchos de ellos los utilizamos en un momento dado y después los dejamos arrinconados en algún lugar recóndito de un armario, o en el trastero, porque ya no nos sirven: equipamiento de un deporte que ya no practicamos, muebles y complementos decorativos que no responden a nuestros gustos actuales, libros ya leídos, dispositivos eléctricos y electrónicos que hemos sustituido por otros más modernos… Por no hablar, en el caso de las familias con niños, de ropa, juguetes y elementos varios cuya etapa de uso ya ha finalizado para ellos.
Top