“Gracias hermoso”, es el último mensaje que tengo de Jordi en mi móvil.
Hacía solo días que había llegado a la capital y por recomendación de una amiga en común, también de Argentina, le escribí. Me dijo que le escribiera al llegar, que seguro él me iba a orientar y a abrir puertas. Y no se equivocó.
Top