precario

Este Panamá, regalo de una alumna a quien dirigí su proyecto fin de grado, me recuerda el esfuerzo de tantos graduados que dedican su tiempo a servirnos cafés, acercarnos una americana al probador, vendernos la entrada del cine o llamarnos a cualquier hora del día para recordarnos las ventajas de una tarjeta de crédito. Ante todos ellos me quito el sombrero por saber sobrevivir en esta hoguera de las ilusiones.
Ver noticia

Síguenos

Top