economía colaborativa

No caben dudas que las nuevas tendencias de la economía despiertan un interés basado en el reconocimiento general de que la economía así como la conocemos no promueve un desarrollo sostenible y ético y por el otro, la idea siempre seductora sobre que “todo lo nuevo es mejor a lo ya conocido”.
Ver noticia
La sostenibilidad en la operación de las nuevas plataformas, entendida como el abordaje de los impactos, se concibe desde el desempeño de las empresas y las prácticas de los usuarios proveedores y consumidores, en este caso de los criterios que subyacen tras la elección del nuevo modelo
Ver noticia
La diversidad de modelos que componen la economía colaborativa, detonada por el potencial de la innovación, comparten una serie de desafíos transversales sobre los que se hace necesario ir avanzando a medida que crece explosivamente su actividad y maduran en su rol de alternativa de actividad económica. Destacan la regulación de la actividad, su fiscalidad, el estatus laboral de los usuarios proveedores, el resguardo de los derechos del usuario consumidor y la convivencia con las empresas “tradicionales”, con diferente escenario actualmente
Ver noticia
Asistimos al maremagnum de la economía colaborativa, que está transformando la manera en que los ciudadanos accedemos a productos y servicios. Con una heterogeneidad de modelos, su crecimiento se basa en la confianza entre usuarios y nuevos paradigmas en el modo de entender el consumo. Un vistazo inicial a la corriente, previo a considerar el camino que se abre en materia de responsabilidad social
Ver noticia
Responder a las demandas sociales, ésta es una de las claves. Mucho de los proyectos de economía colaborativa han visto la luz para hacer frente a los problemas sociales
Ver noticia

Síguenos

Top