DIVEM

Las empresas son conscientes de la riqueza de la diversidad, pero en general todavía no la sitúan en el lugar estratégico que se merece. En un mercado global, las organizaciones necesitan plantillas que entiendan otras culturas, con otras capacidades, idiomas, edades, realidades… La diversidad es calidad del capital humano. España es un país diverso y multicultural, pero esta realidad social no se ve representada en el ámbito empresarial
Ver noticia

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top