joomla site stats
Banner
Banner
REDposanble_logo_v1

Opinión

diarioresponsable.comEsta fue la propuesta que hicimos en el panel sobre instituciones financieras en el CSR Multiskeholder Forum organizado por la Comisión Europea los días 3 y 4 de febrero.

Al igual que Naciones Unidas promovió en 2006 la creación de los Principios de Inversión Responsable (PRI), pensamos que la Comisión tiene una oportunidad enorme para liderar la promoción de una mejor banca basada en principios. Una iniciativa que integre una visión holística de la actividad financiera y su impacto en la sociedad, y que de forma transversal implique a los distintos comisarios cruzando las fronteras del mundo de la RSC.

Hoy la RSC está bajo el paraguas de la Comisaria de mercado interior, industria, emprendimiento y PYMES. Es preciso integrar el trabajo de toda la Comisión y, muy especialmente del Comisario de estabilidad financiera, servicios financieros y mercado de capitales así como de la Comisaria de justicia y consumidores e igualdad de género.

diarioresponsable.comLa Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado con 98,2 millones de euros a 39 empresas y tres asociaciones del sector de la gestión de residuos por repartirse clientes y licitaciones de los ayuntamientos.

Siendo una de las mayores sanciones impuestas por este organismo, la mayor parte recae sobre un grupo de empresas que concentran el 75% de la sanción total. La mayor “afectada” ha sido ACS, con una multa de más de 23 millones de euros por las actividades fraudulentas de sus filiales Urbaser y Sartego; seguida del grupo FCC, con 16,88 millones; Valoriza (Sacyr) con 15,29 millones; Cespa (Ferrovial) con 13,61 millones y el grupo Saica con 5,3 millones.

diarioresponsable.com Para que un mensaje se difunda tiene que encerrar algo que capta nuestro interés. Eso pasa con la EBC, la Economía del Bien Común, que empieza a calar en el tejido empresarial mundial. Y con Christian Felber, que pasa de ser un auténtico desconocido hace 5 años a publicar 2 libros y presentar una ponencia en el Instituto Tomás Pascual Sanz, en un foro orientado al público corporativo español.

Porque la EBC es un movimiento que tiene mucho de Responsabilidad Social, y poco de buenismo. Es atrevido, es radical, con unas propuestas que todos deberíamos conocer, empezando por los gerentes y directores de corporativos.

El mensaje de Felber se empieza a difundir en Austria, Alemania, Italia, España, poco a poco lo vamos conociendo. El mensaje de la Economía del Bien Común es un mensaje basado en los valores que facilitan la creación de relaciones y de comunidades sólidas.

CrisisEn las últimas semanas ha habido una discusión en las redes especializadas en Responsabilidad Social (RS) acerca de una presunta enfermedad, debilidad, crisis, cansancio o incluso muerte de la RS en España (ver referencias a artículos de Antonio Vives aquí aquí, de Perla Puterman aquí aquí, de Elena Valderrábano aquí, de Ramón Jáuregui aquí, de Carmen Martí aquí… y seguramente hay otros: perdón por las omisiones). Llego tarde al debate, pero todo hace pensar que no está acabado, de modo que no aún puedo decir algo sobre él.

No tengo una postura definida sobre la supuesta crisis de la RS, ni un diagnóstico claro sobre lo que nos pasa. Estoy de acuerdo con la tesis de Antonio Vives: la RS no está frustrada o atormentada; quizás somos nosotros, los que nos dedicamos a ella como directivos, empleados, académicos, expertos, consultores o divulgadores, los que estamos cansados o desorientados. En todo caso, hay muchos motivos para alegrarnos de lo que se ha hecho, y debemos seguir trabajando con ilusión y ganas renovadas.  Si el debate sirve para conseguir esto, me parece que habrá sido un éxito.

A algunos parece preocuparles el hecho de que no estemos de acuerdo en qué es la RS y cómo se define. Pero es algo inevitable entre personas que proceden de entornos, culturas e intereses distintos. Pero tengo la impresión de que sí falta un debate suficientemente abierto, “a calzón quitado”, sobre los aspectos “fundamentales” de la RS. Me encontré con algo parecido en mi anterior “reencarnación” –en la que todavía sigo-, en el mundo de la en ética de la empresa. Al principio, en los años ochenta, como casi nadie hablaba de ética, me parecía bien que otros lo hiciesen, aunque no entendiesen por ética lo mismo que entendía yo: estábamos sembrando, despertando inquietudes, y me parecía bueno que las empresas se interesasen por el tema, sin importar quién fuese el predicador y cuál su mensaje concreto. Con el paso de los años resultó evidente que hablábamos de cosas distintas, de modo que, cuando charlaba con algún colega, era inevitable preguntarme si estábamos hablando de lo mismo o no.

diarioresponsable.com | Algunos bancos han vendido sus pisos problemáticos a fondos buitre. Los vendieron baratos, con familias dentro, y ahora esos fondos están empezando la sucia tarea de desahuciarlas para después poder vender los pisos con grandes ganancias.

Esos bancos ya no perderán mas reputación, quienes desahucian  son otros.

diarioresponsable.com |

Una pena. Un tiro al palo. El entusiasmo inicial al descubrir que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social había elaborado y publicado en el BOE un documento denominado Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas (RSE), se ha tornado en una absoluta tristeza, una sensación de irrefrenable lástima al terminar de leerlo. Quizás mis expectativas eran altas, porque buscaba encontrar esa chispa de creatividad, esa guía, ese paquete de medidas que hemos venido viendo aparece

De todas formas, hay que decir las cosas como son: este documento supone a todas luces un avance en cuanto a las discutibles políticas de RSE en España, si bien es cierto que la tibieza de su contenido puede relegarla a un estatus de invisibilidad permanente. Que va a pasar desapercibido, vamos. 

diarioresponsable.com Andrés Rábago, el Roto, publicó no hace tanto un hermoso y recomendable libro con el mismo título que ahora tomo prestado para este artículo. El genial dibujante/humorista/sociólogo escribió en el prólogo que “al repasar las viñetas seleccionadas e intentar darles una mínima estructura narrativa, apareció un mundo del que cabría sospechar su inminente destrucción y necesario renacimiento...” Era 2013 y ahora, dos años más tarde, rebus sic stantibus –estando así las cosas o estando como estaban– ignoro si a esa inquietud, a ese proceso de eventual catarsis que el Roto demanda hay que llamarle resurrección o, como se pide y se vocea desde muchos ámbitos, regeneración; en cualquier caso, lo que parece claro es que si nuestra vida en común, si nuestra moderna sociedad, quiere ser más justa y mejor, si olvidando su hiriente desigualdad, pretende perpetuarse en el tiempo (y esa es una muy humana vocación) precisa afianzarse en algunas bases que pareciéramos haber olvidado; al fin y al cabo, regenerar es facilitar la restauración y el desarrollo de los tejidos, de las instituciones que nos faltan, de las que hemos dejado consumirse o de aquellas que se encuentran gravemente corrompidas y enfermas, incluso desahuciadas. Y para hacer ese trabajo el tiempo se agota y las oportunidades escasean. Necesitamos una nueva narrativa que nos ayude a recrear una sociedad cuyos fundamentos morales se han hecho frágiles y en la que muchos de sus valores han perdido su significado.

Hecha la reflexión, confieso que con inquietud intelectual y espíritu abierto, dispuesto a escuchar y a seguir alimentando el zurrón de mis cada vez más escasos saberes, asistí en Madrid en los primeros días de enero a un llamado encuentro entre el profesor Thomas Piketty y Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, también profesor de Economía, por cierto. El tema que nos reunía tenía gancho: “Capitalismo, crisis y desigualdad”. Lleno desbordante, éxito de convocatoria, caras conocidas, pocos empresarios, como siempre los inevitables tertulianos sabelotodo y gran expectación para ver de cerca a Piketty, autor del best-seller mundial El capitalismo del siglo XXI; y, además, un presentador/moderador, el periodista Javier Ruiz, que lo hizo muy bien y puso coto a los asistentes que en el coloquio pretenden dictar una lección magistral antes de hacer su pregunta. Sin duda, un acto de los que se recuerdan durante tiempo, con luces y sombras, eso sí, porque hay que darle a cada uno lo suyo.

diarioresponsable.com La economía en nuestras vidas.

Economía... esa sombra que todo lo cubre.

Centro de nuestro día, según parece ser.

Hasta aquellos que levantan su voz contra ella lo hacen para cambiarla,  pero no de lugar.

Los que de ella viven y aquellos que la sufren, todos ellos juntos, se muestran firmes en mantenerla en ese espacio general, prepotente y falso.

Economía que llena papeles y okupa nuestro tiempo, sin permiso para ello. De ella todos hablamos, inundando nuestras cabezas de datos y palabras que tantas veces no dicen nada.

Se nos muestra fuerte y distante, compleja, difícil de entender y aun más de controlar,... salvo para unos pocos. Aquellos que regalan miedo para seguir siendo pocos.

Pero en esta historia hay, al menos, dos grandes mentiras pues en realidad:

La economía es de cada uno de nosotros. Es una herramienta que a todos nos pertenece y la debemos utilizar para nuestro bien - estar, para el bien - común.

NO es la que marca los caminos de nuestras vidas. No es omnipotente, ni la clave de lo que nos ocurre. Sin embargo permite ser controlada por una minoría frente al resto de la humanidad. Es manejable si estás entre los elegidos, nadie sabe por quién.

Nuestras vidas, al contrario,se marcan con música, poesía, cuentos, bebida y comida, humor, paisajes, lugares, tradiciones, costumbres, …. y saber popular. Tantas y tantas cosas que forman nuestra cultura.

Compartimos aquí:

RSS   Síguenos en Twitter    Síguenos en Google +    Síguenos en Facebook    Síguenos en Youtube

Suscríbase a nuestro boletín



Agenda RSE

Banner

Comentarios recientes

RSS

En la distancia corta

En red_ponsable

profile
Rocio Dañino subió un nuevo avatar.
hace 8 días

En la distancia corta en diario_responsable