joomla site stats
Banner
REDposanble_logo_v1

Opinión

diarioresponsable.com| Recomendaciones específicas en materia de Responsabilidad Social Corporativa del nuevo código de buen gobierno de las sociedades cotizadas

Una de las novedades más significativas del nuevo Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas, hecho público por la Comisión Nacional del Mercado de Valores con fecha 24 de febrero de 2015, es la inclusión (sobre un total de 64 recomendaciones que tiene el Código) de 3 recomendaciones específicas en materia de responsabilidad social corporativa (“RSC”) y de 4 recomendaciones que integran la RSC en otros aspectos empresariales.

Las 3 recomendaciones específicas en materia de RSC son las siguientes:

  • Que se incluya la política de RSC, junto con las reglas de gobierno corporativo y de los códigos internos de conducta, como materia a supervisar por alguna de las comisiones, incluyendo un detalle de las funciones que deberá asumir tal comisión en estos ámbitos (R53).

  • Que exista una política de RSC (que incluya los principios o compromisos que la empresa asuma voluntariamente en su relación con los distintos grupos de interés) con un contenido mínimo (R54). En particular, la política de RSC debe incluir entre otros asuntos: “c) Las prácticas concretas en cuestiones relacionadas con: accionistas, empleados, clientes, proveedores, cuestiones sociales, medio ambiente, diversidad, responsabilidad fiscal, respeto de los derechos humanos y prevención de conductas ilegales. Y d) Los mecanismos de supervisión del riesgo no financiero, la ética y la conducta empresarial”. Esta Recomendación tiene como antecedente el artículo 529 ter del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, en el que se establece que la política de RSC es una facultad indelegable del consejo de administración.

  • Que se informe en documento separado, o en el informe de gestión, de los asuntos relacionados con la RSC, utilizando para ello alguna de las metodologías aceptadas internacionalmente (R55).  Esta recomendación anticipa sin ningún género de duda la transposición al ordenamiento jurídico interno de la Directiva de información no financiera (Directiva 2014/95/UE).

diarioresonsable.comHemos leído hace nada:” CCOO de banca pago 3,7 millones de sobresueldos a sus delegados. Bancos y cajas dieron al sindicato mas de 8 millones en cinco años”. CCOO se explica y dice que “los complementos salariales son legales y justos”.

Me gusta ser bienpensante y además la gente de CCOO de banca que conozco me parece buena gente…pero  sus argumentos para defender los sobresueldos se parecen mucho  a los que empleaba el PP para justificar sus sobresueldos.

Supongamos que una empresa está interesada en mejorar los impactos de su actividad sobre el entorno social de su operación (Huella Social), o en aumentar el valor que genera más allá de sus números económicos. Al margen de si sus motivos se relacionan con su reputación, con la licencia para operar o con la incorporación estratégica de la sostenibilidad a su modelo de negocio, si la empresa no dispone de información significativa sobre sus impactos – o, mejor, sobre el valor social que genera – difícilmente podrá ajustar su estrategia y operación para alcanzar esos objetivos. Si no lo mides, no existe, reza el tópico.

Esta perspectiva permite situar la responsabilidad y el compromiso empresarial con la sociedad en el territorio de la acción y las herramientas. Los medios que una empresa pone al servicio de obtener información fiable sobre su impacto social y ambiental dicen probablemente más de sus valores que todas sus declaraciones y notas de prensaAl fin y al cabo, se gestiona y se mide lo que se valora.

Medir o no medir la Huella Social es la cuestión, pero a pesar de la previsible retórica a favor de lo primero abundan los argumentos más o menos explícitos en contra de la medición de los impactos y el valor no financiero de la empresa. Los costes de disponer de información consistente pueden ser altos y no siempre es fácil establecer las relaciones causales entre operación e impacto, por lo que la medición quedaría limitada a la primera división de los enormes cuadros de indicadores alimentados por complejas metodologías (y de las grandes facturas de firmas consultoras).

Incluso en el caso de negocios inclusivos, que aspiran a producir bienes y servicios de alto valor social para grupos vulnerables, se argumenta contra la pertinencia de medir su impacto apelando a la necesidad de delimitar claramente entre negocio y acción social. Esos límites quizá tengan que ver con el hecho de que grandes empresas dediquen recursos a medir (y comunicar) el impacto de su acción social y no tantos a conocer el de sus operaciones. Pero, ¿puede hablarse de negocios que incluyan a la Base de la Pirámide sin medir ese grado de inclusión ni valorar cómo afecta su actividad a las personas agrupadas bajo esa etiqueta? Nadie dijo que fuera fácil…

Suponer que una empresa quiere mejorar su impacto sobre variables de sostenibilidad y desarrollo humano de los entornos en los que opera se convierte en un acto de fe si esas variables no forman parte de lo que la empresa conoce y gestiona. Remarcar la frontera entre lo que forma parte del núcleo de negocio (y por tanto debe medirse), y lo que no lo es (que admite estimaciones más o menos superficiales), resulta menos realista que nunca e ignora la creciente convergencia entre los riesgos financieros y los sociales y ambientales.

Y en la medida en que la rendición de cuentas y la comunicación con los grupos de interés es tan importante para una gran multinacional como para una pequeña empresa, conocer los impactos sociales y ambientales es la base para que esa conversación tenga sentido a cualquier escala territorial. En regiones y países en desarrollo, los costes de esa medición pueden reducirse en la medida en que se concentre el proceso sobre los aspectos más significativos y, sobretodo, se incorpore la experiencia y el conocimiento de gobiernos locales y organizaciones de la sociedad civil. Si se pone el foco de la medición de Huella Social en los derechos de las personas más vulnerables, la cuestión es qué medir, y con quién.

Este mes un informe del influyente MIT Sloan Management Review señalaba la colaboración multiactor, y la incorporación de conocimiento e ideas de ONG, gobiernos y otros actores, como una de las claves para que la gestión empresarial afronte eficazmente grandes retos globales como la pobreza o el cambio climático. Por su parte, el World Business Council for Sustainable Development apunta específicamente a la medición de impactos socioeconómicos como un espacio para impulsar la colaboración entre empresas, gobiernos y sociedad civil.

Para las ONG se trata de una oportunidad para incidir sobre empresas con influencia directa en las opciones de desarrollo y lucha contra la pobreza de territorios y poblaciones, así como de explorar modelos innovadores para enfrentar esos problemas. El reto está en no malgastar conocimientos, recursos y legitimidad en ejercicios retóricos, y ponerlos (mantenerlos) al servicio de los intereses y los derechos de las poblaciones vulnerables, incluyéndolos en el núcleo de decisión y gestión de las empresas.

Jose Manuel Gómez
Área de Empresa y Desarrollo de ONGAWA

 

Midiendo la Huella Social de las Empresas. Descarga el documento

diarioresponsable.comEsta fue la propuesta que hicimos en el panel sobre instituciones financieras en el CSR Multiskeholder Forum organizado por la Comisión Europea los días 3 y 4 de febrero.

Al igual que Naciones Unidas promovió en 2006 la creación de los Principios de Inversión Responsable (PRI), pensamos que la Comisión tiene una oportunidad enorme para liderar la promoción de una mejor banca basada en principios. Una iniciativa que integre una visión holística de la actividad financiera y su impacto en la sociedad, y que de forma transversal implique a los distintos comisarios cruzando las fronteras del mundo de la RSC.

Hoy la RSC está bajo el paraguas de la Comisaria de mercado interior, industria, emprendimiento y PYMES. Es preciso integrar el trabajo de toda la Comisión y, muy especialmente del Comisario de estabilidad financiera, servicios financieros y mercado de capitales así como de la Comisaria de justicia y consumidores e igualdad de género.

rsc_alienear_sociedadSi queremos salir de esta crisis tenemos que hacer más pedagogía sobre la RSC.  Necesitamos más RSC. Esto e s así porque  estamos en un momento de transición donde “reglas del juego” están cambiando. La sociedad civil está tomando un papel que hasta hace muy poco le correspondía al Estado.

Pocas cosas hay tan miedosas como el dinero. Si no ve un futuro previsible, ordenado, invertirá en otro lugar con lo cual la recuperación económica se retrasará.

De ahí la necesidad de un reporte de sostenibilidad fácilmente entendible como forma de conjugar la relación sociedad.- empresa

1.- El conflicto entre la sociedad y la empresa; entre la emoción y la razón.

El capitalismo, aunque es un vehículo inigualable para satisfacer las necesidades humanas, mejorar la eficiencia, crear trabajo y generar riqueza, está bajo sospecha. La pérdida de confianza de la sociedad en las empresas está haciendo que los líderes políticos tomen medidas que no favorecen el crecimiento económico. Las empresas están atrapadas en un círculo vicioso…

Esto es así porque la forma en que se ha desarrollado el sistema capitalista, en los denominados “estados del bienestar” está en crisis. Este esquema se basaba en tres pilares:

diarioresponsable.com | ¿Los consumidores son cada vez más socialmente responsables? ¿Modifican sus procesos de compra en función de la procedencia de los productos o servicios? Estas preguntas a priori sin respuesta parecen haber sido el impulso para muchas empresas que se han lanzado al mercado ofreciendo al consumidor aplicaciones relacionadas con la sostenibilidad.

diarioresponsable.com | La tecnología está transformando de manera evidente la manera en la que vivimos, jugamos, comunicamos, exploramos, interactuamos, trabajamos, compramos, pagamos, compartimos o aprendemos. Internet ha cambiado nuestra vida cotidiana convirtiéndose en un medio de contacto cada vez más versátil y potente tanto para los adultos como para los más pequeños de la casa.

Ante este panorama, los padres debemos saber ver los retos educativos a los que nos enfrentamos y por ello, en Telefónica, estamos plenamente comprometidos con el fomento del buen uso de las TIC por parte de los niños y adolescentes, para facilitarles el acceso de manera responsable a todo el potencial que ofrecen los servicios digitales.

diarioresponsable.com | Algunos bancos han vendido sus pisos problemáticos a fondos buitre. Los vendieron baratos, con familias dentro, y ahora esos fondos están empezando la sucia tarea de desahuciarlas para después poder vender los pisos con grandes ganancias.

Esos bancos ya no perderán mas reputación, quienes desahucian  son otros.

Compartimos aquí:

RSS   Síguenos en Twitter    Síguenos en Google +    Síguenos en Facebook    Síguenos en Youtube

Suscríbase a nuestro boletín



Agenda RSE

Comentarios recientes

RSS

En la distancia corta

En red_ponsable

friends
hace 17 horas
profile
Toño Ruisanchez Acebal subió un nuevo avatar.
hace 18 horas
profile
Federico Buyolo subió un nuevo avatar.
hace 18 horas

En la distancia corta en diario_responsable