• Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus
A fuerza de años ya he aprendido lo que decía un economista de hace más de un siglo: en las ciencias sociales no hay verdades absolutas (menos esta, añadía). Por tanto, no diré que sí o que no hay que hacer benchmarking cuando hacemos Responsabilidad Social (RS)
¿Hacer benchmarking en Responsabilidad Social?

Pero responder bien a esa pregunta nos exigiría hablar largo y tendido sobre qué es la RS, por qué la hacemos, cómo la hacemos, etc. Y si el lector me contesta que RS es lo que hacen todos porque lo pide la sociedad, que hay que hacerla porque al final la harán obligatoria, y mientras tanto no puedo aparecer como un irresponsable… claro, le diré que sí, que lo mejor es ver qué hacen los demás, copiar y, puestos a copiar, copiar a los que lo hacen bien. Eso es benchmarking. Bueno, no es eso: es compararnos con los que lo hacen mejor, para aprender. Pero si me has dicho que la haces porque la hacen todos y que ya está bien, entonces, copia.

Pero si me dices que haces RS porque eres responsable, que lo eres en todas tus acciones y en todos los rincones de tu empresa, que cada día tienes más ganas de hacerlo mejor… entonces te diré que no hagas benchmarking. O, mejor, que aprendas de los mejores, pero que no les copies.

Lo que pasa es que, si los mejores hacen RS porque les sale de sus entrañas, porque lo quieren con anhelo, porque se preguntan cada dos por tres qué debería hacer mejor… entonces el consejo de aprender de ellos es difícil de seguir, porque no se trata de hacer lo que ellos hacen, sino de pensar como ellos piensan, para hacer lo que tú piensas que debes hacer, pero no porque ellos lo hacen, sino porque tú quieres ser siempre responsable y trabajar como el mejor… Inténtalo, claro. Y mira lo que ellos hacen, pero no para hacerlo como ellos y porque ellos lo hacen, sino por que te puede abrir horizontes sobre lo que debes hacer.

Y, claro, no les preguntes qué más debes hacer tú. Porque la RS no consiste en hacer más -bueno, eso es lo que yo pienso; ya sé que otros se ganan la vida añadiendo obligaciones a los demás. Un conductor responsable no es el que añade más intermitentes, bocinas, cámaras de televisión y despertadores para no quedarse dormido, sino el que trata de conducir cada día mejor. Y si para eso necesita hacer más, que lo haga. Pero la pregunta no es ¿qué más debo hacer? , sino ¿qué debo hacer mejor? ¿Vale?

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Si te ha gustado, ¡compártelo!

  • Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top