• Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

diarioresponsable.com | Inma Pérez|Realizar pequeñas muestras sostenibles forman parte de un estilo de vida, independientemente de la crisis, va más allá. Es un tema vinculado a nuestra actitud ante las cosas y las situaciones que está cambiando las normas, y el enfoque de los productos y los servicios.

No me considero activista en absoluto pero creo que cada vez es más importante la coherencia en nuestro día a día. Por ese motivo es importante tener presentes ciertos “inputs” para promover ciertos hábitos. Se trata por tanto de promover pequeñísimas acciones, tan fáciles de hacer que no se puedan aplicar excusas.
Aquí enumeramos 10 consejos. La mayoría os sonarán, en su mayoría tienen un coste 0 y además generan muchos otros beneficios:  aprendizaje, diversión, experiencias, mejora de la salud y ahorro de costes pero sobretodo pretenden una pequeña toma de conciencia, el objetivo del “Día de la Tierra”, una iniciativa presente en medio mundo desde hace más de dos décadas pero sobretodo te ayudarán a aplicar la necesaria responsabilidad personal.

1. Promueve el consumo colaborativo: hay webs de intercambio de coches, de casas, hasta de herramientas. Si no lo utilizas durante un tiempo ¡sácale provecho! Aquí tienes un par de webs muy interesantes. Se prioriza la “experiencia vivida” al ahorro de costes, aunque éste es también evidente.
Social car  permite alquilar un coche entre particulares, Airbnb  es una plataforma de alquiler de casas para vacaciones entre personas que buscan tener experiencias de viajes más personales, mediante el uso de una casa particular, ya están presentes en más de 34.000 ciudades . Recientemente ha surgido una nueva iniciativa, la App Uber, que promueve la utilización de coches entre particulares en trayecto. ¿Consecuencias? El uso disruptivo de servicios, que está generando polémica en algunos casos. Sin ir más lejos, el Gremio de Taxistas de diferentes países se opone totalmente al uso de Uber. 

Pero la cosa va más allá. ¿Nos hemos plantado a qué publico objetivo se dirigen estos servicios? ¿Pueden convivir las dos tipologías de servicio? Depende del estilo de vida. Todo está cambiando deprisa. 


2. Reutiliza. Y si no ¡vende!¿No queremos promover la diferencia como parte de nuestra marca personal? Pues la segunda mano es una excelente opción.  Es más divertido reutilizar una prenda cambiándole detalles o su función (botones, bordados....) o un mueble con un nuevo enfoque.  En Pinterest hay muchísimos ejemplos. 

Y si ya no te encaja hay apps que promueven la compra venta de segunda mano que además generan historias como Wallapop que te localiza a posibles compradores a través de tu móvil cerca de tu ubicación, bien la plataforma per excelencia:  Ebay.

3. Compra responsablemente. Otra vez la tecnología te ofrece estar al corriente del proceso de producto. ¿Te acuerdas de la App Buycott?  Te permite obtener información de muchas productos de una gran variedad de marcas para saber composición y su origen. La industria textil o del mueble, entre otras han sido protagonistas de malas prácticas a menudo. Usa tu influencia en el proceso de compra. No es más caro si quieres algo de calidad (que te va a durar más tiempo). 

Compra productos de gran consumo respetuosos con el entorno y valora si el coste inicial  compensa con la cantidad de producto a utilizar. Tienes que pensar en el coste unidad o el número de veces que lo utilizarás. Un ejemplo: Unilever promueve el uso de agua fría en el lavado, gracias a un buen producto es posible y se reduce el impacto ambiental. Tú ganas, el planeta gana.  

4. Recicla. No hace falta hablar demasiado de ello. Pero hazlo bien.  España está a la cola de aprovechamiento de reciclaje según el Eurostat. Generamos por persona 464 kgs al año de los cuales sólo un 27% son reciclados. 

5. Reduce el consumo de energía eléctrica. ¿Te has planteado en el ahorro que supone subir las persianas y trabajar con luz natural? Es más agradable, barato y sostenible incluso en la empresa. Y a la que puedas instala luces Led, tienen un consumo 80% menor al de una bombilla normal y no son contaminantes. (fuente "20 Minutos") 

Por supuesto una buena gestión del tiempo también afecta a la reducción de consumo energético. No hace falta tener la empresa al 100% 20 horas al día si no es imprescindible.

6. Minimiza el consumo de agua. Aprovecha el agua fría mientras no se regula la temperatura de tu ducha para regar las plantas o limpiar tu casa.¿ Fácil, no? Si tienes una casa antigua,  instala un envase de agua mineral en la cisterna del baño, reducirás el consumo de agua por lo menos un 20%, ahorrando un litro cada vez que la utilizas.

Para un espacio interior determina como temperatura ambiente de 20 grados. Si subes las persianas también aumenta el calor durante el día y bajándolas se conserva durante la noche. Sí, ya lo sabes ¿pero lo haces? No pasa nada por ponerte un jersey o una bata, puede ser también "glamouroso". Y en verano, fuera corbatas y utiliza tejidos más ligeros,  abre las ventanas y disminuye al máximo el uso de aire acondicionado. Promovamos normas en la empresa para ahorro energético, así fomentaremos la corresponsabilidad : si una parte de la plantilla  lleva corbata y americana y otra parte tejidos ligeros se fomentarán las bajas además del derroche y las discusiones entre compañeros.

7. Por favor, camina o haz bici.  Llega el verano. Es una actividad saludable al máximo y ahorrarás costes, además conocerás más el lugar donde vives. ¿Has mirado hacia arriba alguna vez y has descubierto, calles, fachadas, rincones?... esto no se aprecia con el coche . Disfruta del camino mientras realizas tus actividades diarias.

8. Existen trucos muy fáciles en la cocina. Utiliza una tapadera para ahorrar calor y corta en trozos más pequeños la verdura. Se cocerá antes y ahorrarás energía. Y utiliza realmente el calor residual de tu vitro, si la tienes. Se gasta muchísimo menos.

9. Si tienes que coger el coche ,no corras ni aceleres bruscamente. Es evidente que además de reducir las emisiones de CO2 evitas multas y accidentes . De lo contrario gastas más combustible y generarás más costes de mantenimiento de tu coche, si es que lo tienes. Si compartes coche (mínimo 3 personas) ya hay bastantes autopistas que ofrecen descuentos o acceso a carriles con menos tráfico (VAO). Los coches eléctricos están mejorando a pasos agigantados y las ciudades ya están instalando numerosos puntos de recarga de baterías. Pronto tener un coche eléctrico será lo normal, de momento iremos aplicando estos pequeños trucos.

10. Fomenta el consumo de alimentos de proximidad y ecológicos.  Es necesario mucho menos combustible para llegar al punto de venta y además estarán más sabrosos si se trata de producto fresco convenientemente tratado. Ganarás mucha salud  y disfrutarás de la cocina . Y por supuesto, fomentas el comercio de proximidad y la sostenibilidad el entorno. 

No está de más decir que hay que comprar lo que vayas a gastar, con un envase adaptado  y hay que vigilar la caducidad. Las marcas ya están haciendo cambios respecto a la tipología de familias actual, con menos integrantes. Ahorrarás producto y el envase será más pequeño incidiendo en tu bolsillo y en el entorno (recuerda los 464 kgs de basura por persona).

Este post ha sido creado en buena parte para demostrarte que todo es fácil si incorporamos hábitos y un poco de voluntad. Lo  importante es conseguir masa crítica para normalizar estos hábitos mediante pequeñas aportaciones diarias. Promoviendo la sostenibilidad estás hablando implícitamente de respeto, empatía e impacto directo con tus actuaciones. Es tan sencillo que “suena a obvio”, pero no se hace tanto como decimos.  Y promuévelo entre tus compañeros de trabajo, tus amigos, tus hijos.

Porque la sostenibilidad no existe sin Responsabilidad Social. De hecho debe ser extrapolable a todas las áreas de actuación entre nuestros grupos de interés, no solamente debemos centrarnos en el cuidado del medio ambiente. Los entornos deben ser sostenibles porque deben buscar el equilibrio del sistema, sea ambiental o social así que a utilizar nuestra responsabilidad social personal, es una palanca de cambio y a la vez de inversión de futuro mediante el cuidado y la mejora del entorno. Si una empresa cuida el entorno mediambiental pero aplica malas prácticas a su plantilla ¿es responsable? No. Las marcas lo saben y están tomando nota. Nos retroalimentamos. Aprovéchate de ello.

Entre multas, reparaciones, reutilización de productos, ahorro por compras planificadas y control del gasto energético. ¿Te has parado a pensar cuanto ahorras al año? ¿Qué buenas ideas harías realidad con ese dinero?

Seguro que se te ocurren más propuestas. ¿Te animas a compartirlas?

@immaperez

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Si te ha gustado, ¡compártelo!

  • Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top